Bretislav Pojar: Un vaso es demasiado [ O Sklenicku víc ]


Bretislav Pojar ( Susice, Checoslovaquia - 1923 ), titiritero, animador y director cinematográfico. Es uno de los grandes y una leyenda de la animación checa. A lo largo de su trayectoria, ha utilizado diferentes técnicas de animación y abordado diversos géneros, desde las películas infantiles hasta las fábulas políticas.

A los diecinueve años se trasladó a Praga huyendo de la Gestapo, y pronto entró en el estudio de cine AFIT, que administraban los ocupantes alemanes para competir con las producciones de Walt Disney. Un año después el estudio fue cerrado. Al término de la Segunda Guerra Mundial, fundó con Jirí Trnka ( otro de los grandes maestros del cine animado checo ) y otros antiguos trabajadores de AFIT un verdadero estudio de animación, llamado " Bratri v triku ".

Comienza así una colaboración mutua entre los dos grandes maestros, creando y experimentando con la realización de algunos cortometrajes. Conviene señalar que Jirí Trnka hasta el momento sólo había trabajado en películas de dibujos animados en celuloide. No es hasta 1946, cuando se plantea por primera vez la posibilidad de realizar películas de animación stop-motion con marionetas, y comienza a experimentar con la ayuda de Bretislav Pojar. Por eso algunas de las animaciones de Jirí en aquella época son obra de Pojar.


Sin embargo, no es hasta 1952, cuando Bretislav no empezó a dirigir sus propias películas, aunque continuaría colaborando con Jirí Trnka. Su primera película de importancia fue O Sklenicku víc [ Un vaso es demasiado ], de 1954, un film que no está considerado de sus más célebres, pero que a mí personalmente me encanta por sus excelentes resultados artísticos.

Un vaso es demasiado es un cortometraje muy bien ejecutado con una precisión técnica sorprendente. Jirí Trnka fue supervisor de arte en este film, él fue quien diseñó todos los decorados, los objetos y los personajes. En este caso, la colaboración Pojar/Jirí resultó ser espléndida, y el film ganó ese año el premio a la Mejor Película de Marionetas en el Festival de Cine de Cannes.




Trata sobre el famoso tema " Si bebes no conduzcas ", una advertencia sobre las consecuencias del alcohol al volante. Es probablemente una de las mejores animaciones sobre un vehículo en movimiento, tomando en cuenta el año en que fue realizado. Bretislav Pojar nos cuenta la trágica historia de un motociclista que, felizmente en su camino a encontrarse con su prometida, se detiene en una taberna donde se está celebrando una boda. Pronto se convierte en un invitado más, y ante la insistencia de los asistentes se ve obligado a brindar por los novios. En esta primera parte, Pojar demuestra su habilidad en la dirección de los personajes, consigue de unos muñecos con expresiones fijas, que sus emociones sean claras para el espectador a través de sus movimientos.

En el momento que el motorista vuelve a la carretera, sin embargo, la película toma un giro muy sombrío. El exceso de velocidad a través de la noche oscura, que se alterna con la visión nublada del motociclista y las imágenes de su conducción temeraria, hacen que el propio espectador tenga la sensación de estar viviendo en carne propia la escena, e irremediablemente se percate que el viaje va a terminar en tragedia. Todo esto lo consigue Pojar con un ritmo vertiginoso de las escenas, una iluminación maestra y unos movimientos maravillosos de cámara. Precisamente esos efectos de cámara son uno de los detalles que más me gustan de la película.

Es de agradecer a la persona que ha querido compartir el corto completo en Youtube, aunque se haya olvidado de mencionar a Bretislav Pojar como el autor de Un vaso es demasiado.

                      Parte 1: 



                      Parte 2:

1 comentarios :: Bretislav Pojar: Un vaso es demasiado [ O Sklenicku víc ]

  1. Buenísimo!

Publicar un comentario